Sarahah, mi experiencia.

Sarahah, mi experiencia.

Como les comente hace unos días, le daría la oportunidad a la actual popular aplicación Sarahah. Aquí les cuento brevemente como me fue…

Para empezar, mi experiencia no fue mala, podría decir que me entretuvo bastante. El 80% de los mensajes que recibí eran comentarios positivos, no falto aquel comentario con doble sentido, ese donde te profesan un amor oculto, recuerdos de cosas embarazosas, entre otros. En verdad invertí bastante tiempo usándola, porque no puedes evitar estar pendiente de los mensajes que recibes, en mi caso como era más que todo jocoso digamos que me quitaba un poco del estrés cotidiano. Al leer los mensajes hasta trataba de descifrar quien lo había enviado y algunos eran tan obvios que terminaba en la búsqueda de quien yo pensaba era el remitente. A decir verdad entre mi grupo de amigos la hemos utilizado de una manera positiva para divertirnos y entretenernos.

Por supuesto también apareció una que otra crítica, pero esto era de esperarse, aunque a diferencia de la experiencia de otros estas críticas no conllevaron un insulto o menosprecio. Algunas de ellas en realidad las apreció porque siempre una buena crítica constructiva nos hará mejor, siempre y cuando sea con respeto. En cuanto a aquellos mensajes negativos, me atrevo a decir que soy una persona afortunada, ya que desde un tiempo logre desarrollar la destreza de repeler lo negativo.

Creo que para decidir utilizar esta aplicación hay que contar con cierta madurez, pues por comentarios de otros usuarios y por las noticias, todo apunta a que propicia el bullying. Debemos estar preparados para recibir comentarios negativos, cada quién conoce su capacidad y el impacto propio que puede tener este tipo de comentarios. Si eres una persona que no puede lidiar con ello porque te genera ansiedad, rabia o te deprime, es mejor no utilizarla, porque siempre habrán personas mal intencionadas que trataran de emitir su negatividad. Me parece que esto también puede ser un poco controlado por el público con el que compartes tu enlace de la aplicación, todos tenemos una idea en cuanto al nivel de madurez de nuestros seguidores y según ello puedes saber que esperar, como en mi caso, cuento con una red personal privada para mis amigos más allegados, antiguos compañeros de escuela y de la universidad. Pero imagínense la diferencia que sería compartir tu enlace de Sarahah en una red social pública en la que tienes usuarios que ni siquiera conoces.

No se si recomendaría usar la aplicación, creo que va en el gusto de cada quien, tiene un pico de entretenimiento, cuando publicas el enlace posiblemente empieces a recibir innumerables mensajes, pero esto va cayendo con los días sobre todo en casos en que tu red es privada. Como mencione antes, piensa antes en el impacto que puede tener en ti comentarios negativos, si crees que te pueda afectar mejor no la uses, para que agregar negatividad a tu vida. Y tú ¿Ya la usaste? cuéntanos tu experiencia.

Sarahah

Sarahah

Sarahah, una palabra que ha inundado nuestras redes sociales los últimos días. Se trata de una nueva aplicación que ha acaparado la popularidad sobre todo en adolescentes, aunque ya la fiebre esta alcanzando a algunos no tan jóvenes.

La aplicación fue creada por un desarollador de Arabia Saudita para uso corporativo, de tal manera que los empleados pudieran enviar mensajes anónimos a sus jefes sin temor a ser despedidos. Luego el creador la lanzó como una aplicación abierta a todos los usuarios, pensando que de esta manera se podrían fortalecer aquellas debilidades planteadas por tus conocidos o para enviar esos mensajes de halago que a veces no somos capaces de transmitir. Pero lejos de ello, la aplicación se encuentra en el ojo de la tormenta porque esta siendo utilizada más que todo como una herramienta a favor del bullying.

Cuando te registras en el app, se te otorga un enlace que puedes compartir en tus otras redes sociales para que tus seguidores puedan enviarte mensajes, lo que la ha hecho popular es que estos mensajes son enviados de manera anónima, no hay forma de saber quién lo envía y tampoco puedes responder.

Conozco varias personas que ya estan usando el app, y las opiniones que he escuchado son más positivas que negativas. No hay nada mejor que experimentar para evaluar, así que decidí darle una oportunidad e internarme yo misma en el mundo Sarahah y en unos días les cuento como me fue.