Las piedras en mi maleta

Desde que nací llevo una maleta a cuestas. Debo llevarla por siempre en el camino llamado vida. Ella iba vacía, pero fui recogiendo piedras. Por momentos sentí la maleta ligera, y pensé que se había roto y algunas piedras habían caído.

Esa situación que por momentos pensé superada, pero después de algún tiempo apareció como espina lastimandome sutilmente.

Aquello que quise hacer y mis inseguridades me lo impidieron. La carrera que me hubiera gustado estudiar. El abrazo que no di. Aquel gracias pendiente. El te odio que quisieras borrar. Las palabras que me guarde para mis padres, ex-pareja o a ese amigo. Ese amor que rechacé por aquel que no valió la pena. El te quiero que no salió por miedo.

Al parecer casi siempre son palabras.

Creo que todos llevamos esa maleta, algunas son más pesadas que otras. Me queda claro que algunas piedras podemos sacarlas de esa maleta… Pero de otras, nunca podré deshacerme. Supongo que solo me queda aligerar la carga cuando pueda, y hacer una maleta más fuerte, tal vez me toque remendarla más de una vez, será necesario para las piedras que me falten recoger en el camino.

Leer más “Las piedras en mi maleta”

Anuncios

Invictus

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo de polo a polo,
agradezco a los dioses que sean,
por mi alma inconquistable.

En la crisis de las circunstancias
nunca me he estremecido o lamentado en voz alta.
Bajo las palizas del asar
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de ira y lágrimas
yace el horror de la sombra,
aún así la amenaza de los años
me encuentra y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
Soy el amo de mi destino;
Soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley

 

 

Cada uno a su tiempo…

Creo que muchos nos hemos topado en algún momento con este mensaje, originalmente lo leí del Blog de Camilo Acosta, hoy me ha llegado una versión modificada. Me sigue pareciendo genial, creo que muchos nos sentimos identificados, pues quién no se ha sentido perdido alguna vez y estas palabras sí que dan ánimo.

“No pasa nada, así es la vida. Alguien se graduó a los 22 pero consiguió trabajo a los 27, alguien ya tenía un postrado a los 25 pero murió a los 50. Mientras que otro se graduó a los 50 y vivió hasta los 90. Hay alguien que está todavía soltero, mientras que otro que estudió la secundaria con él ya es abuelo. Hay quienes tienen pareja y aman a otra, hay quienes se aman y no son nada. Obama se retiró a los 55 y Trump empezó a los 70.

Todos en este mundo viven de acuerdo a su propio tiempo. Las personas que te rodean pueden parecer ir delante de ti, y algunos parecen ir detrás de ti, pero todos están corriendo su propia carrera en su propio tiempo. No los envidies, están en su vida y tú estás en la tuya. Así que, relájate. No has llegado tarde. No has llegado temprano. Estas justo a tiempo, ni adelantado, ni atrasado. Solo estás, así que VIVE, baila al ritmo de la vida, no te pierdas esa melodía que es la tuya”.


Screenshot_2014-10-10-22-28-01-1

Leer más “Cada uno a su tiempo…”

La paradoja del silencio

silencio
Imagen: Pixabay

Es una paradoja encontrar tanto ruido interno
cuando lo que queremos es sentarnos en silencio.
Es una paradoja que experimentar dolor suavice el dolor.
Es una paradoja que permanecer inmóviles nos pueda llevar tan profundamente en la vida y en el ser.

A nuestra mente no le gustan las paradojas. Nosotros queremos tener las cosas claras para mantener nuestra ilusión de seguridad.
La certeza produce una satisfacción tremenda.
Sin embargo, cada uno de nosotros tenemos un nivel más profundo del ser, que ama las paradojas.
Que sabe que el verano ya está creciendo como la semilla en el seno del invierno.
Sabe que, en el momento en que nacemos, empezamos a morir.
Sabe que toda vida resplandece en las sombras de un devenir, que sombra y luz van siempre juntas.
Lo indivisible fundido en lo visible.

Cuando nos sentamos en quietud, estamos profundamente activos.
Al guardar silencio, podemos escuchar el rugido de la existencia.
En nuestro deseo de ser el yo que somos, nos convertimos en uno con todas las cosas.

Extracto del libro Sharing Silence: Meditation Practice and Mindful Living
Autor: Gunilla Norris.

————————————

REDES SOCIALES:

IG  @takenbylis
twitter @toldbylis
Google_Plus Told by Lis