¿Amor social?

Nunca he creído en aquello de encontrar el amor en redes sociales, en mis proporciones mentales la posibilidad que esto suceda es de una en un millón, si no es que más. La red social que más utilizo es Instagram… En Twitter, el éxito no se me da y el Facebook no es lo mío. En fin, es por ello que tengo dos cuentas, una personal y la pública que uso para el blog y cualquier otra locurilla que quiera publicar, para el amor, NO. Aún así, soy muy abierta a conocer nuevas personas, con precaución claro esta, pero cada vez que un chico me tira el anzuelo al privado, me entra el pánico por aquello de los psicópatas, pervertidos y estafadores, así que los termino bloqueando. Siempre hay aquellos que te hablan primero sobre otras cosas, pero al final terminan pidiendo una foto (No tengo fotos mías en esa cuenta) y como por supuesto nunca envío fotos a NADIE, se terminan aburriendo y se pierden. 

Imagen: Pixabay.

Hace un par de días, en un golpe de aburrimiento mientras me encontraba trabajando (En realidad no había mucho que hacer) en el medio de la nada, me escribió un chico al privado de Instagram, me dije “por qué no, no tienes nada que perder, no hay nada que pueda usar en tú contra”, así que decidí seguir el juego un rato. 

Leer más “¿Amor social?”

Cicatrices

Hace algunas semanas cambie mi foto de perfil en una de mis redes sociales, en la misma se notaba una pequeña cicatriz que tengo justo debajo de mi labio inferior, a las horas, una amiga social (llamada así, al no compartir una amistad real más allá de las redes y uno que otro encuentro esporádico por amigos en común) me da como opinión: “creo que deberías cambiar tu foto de perfil, se ve tu cicatriz y no es muy estético.” Aún no logró si definirme como una persona de abundante tolerancia y paciencia o una persona indiferente, pues evadi el comentario en el momento y no le di mayor importancia. Pero a las horas pegó el golpe, me invadió la inseguridad y la duda, a lo mejor tenía razón y debía cambiarla, lo pensé y lo pensé, hasta que decidí no hacerlo.

La razones por la que no lo hice: primero, porque mi madre siempre me enseñó a no dejar que los comentario negativos de los demás me afectará. Y la segunda, la descubrí en el momento que miraba frente a un espejo mi cicatriz, mientras meditaba si debía cambiarla o no, me refiero al recuerdo que me vino de cuando me hice esa cicatriz.

Era una niña cuando me pasó, por supuesto que dolió y mucho, me tuvieron que llevar al hospital, mi mamá casi desmayandose por el sangrado que no dejaba ver que tan profunda era. Pero lo primero que recuerdo no es esto, si no que en el momento que ocurrió estaba jugando con mi hermano; recuerdo el juego, las risas que sacaban lágrimas, era un momento de felicidad indescriptible. Y al tener este recuerdo se vienen a mi mente otros recuerdos felices como el que viví ese día, que a pesar de verse opacado por una pequeña tragedia, sigue reinando la felicidad del momento antes. Es por eso que con orgullo decidí dejar la foto y nunca más sentire pizca de vergüenza por mi cicatriz y ya tengo la respuesta para cuando alguien nuevamente se atreva a criticarla.

Si en algún momento decido deshacerme de ella, será porque yo lo quiero así, no por presión o por correr el gusto a otro. Ahora, no creo que debamos avergonzarnos de nuestras cicatrices, cada una de ella cuenta una historia y estoy segura que muchos de ustedes al igual que yo tendrán una cicatriz que le traerá un grato recuerdo: cuando aprendieron a manejar bicicleta, cuando sintieron adrenalina de un deporte extremo y porque no, cuando dieron vida mediante una cesárea.

Si bien es cierto no todas las cicatrices tienen una historia como la mía y traen recuerdos negativos, mientras tú decidas que esa cicatriz te acompañé, en vez de recordar lo negativo piensa en que es la señal física de que atravesaste una situación difícil y lograste salir adelante.

¡Salud! por las cicatrices y los recuerdos tras de ellas.

Sarahah, mi experiencia.

Como les comente hace unos días, le daría la oportunidad a la actual popular aplicación Sarahah. Aquí les cuento brevemente como me fue…

Para empezar, mi experiencia no fue mala, podría decir que me entretuvo bastante. El 80% de los mensajes que recibí eran comentarios positivos, no falto aquel comentario con doble sentido, ese donde te profesan un amor oculto, recuerdos de cosas embarazosas, entre otros. En verdad invertí bastante tiempo usándola, porque no puedes evitar estar pendiente de los mensajes que recibes, en mi caso como era más que todo jocoso digamos que me quitaba un poco del estrés cotidiano. Al leer los mensajes hasta trataba de descifrar quien lo había enviado y algunos eran tan obvios que terminaba en la búsqueda de quien yo pensaba era el remitente. A decir verdad entre mi grupo de amigos la hemos utilizado de una manera positiva para divertirnos y entretenernos.

Por supuesto también apareció una que otra crítica, pero esto era de esperarse, aunque a diferencia de la experiencia de otros estas críticas no conllevaron un insulto o menosprecio. Algunas de ellas en realidad las apreció porque siempre una buena crítica constructiva nos hará mejor, siempre y cuando sea con respeto. En cuanto a aquellos mensajes negativos, me atrevo a decir que soy una persona afortunada, ya que desde un tiempo logre desarrollar la destreza de repeler lo negativo.

Creo que para decidir utilizar esta aplicación hay que contar con cierta madurez, pues por comentarios de otros usuarios y por las noticias, todo apunta a que propicia el bullying. Debemos estar preparados para recibir comentarios negativos, cada quién conoce su capacidad y el impacto propio que puede tener este tipo de comentarios. Si eres una persona que no puede lidiar con ello porque te genera ansiedad, rabia o te deprime, es mejor no utilizarla, porque siempre habrán personas mal intencionadas que trataran de emitir su negatividad. Me parece que esto también puede ser un poco controlado por el público con el que compartes tu enlace de la aplicación, todos tenemos una idea en cuanto al nivel de madurez de nuestros seguidores y según ello puedes saber que esperar, como en mi caso, cuento con una red personal privada para mis amigos más allegados, antiguos compañeros de escuela y de la universidad. Pero imagínense la diferencia que sería compartir tu enlace de Sarahah en una red social pública en la que tienes usuarios que ni siquiera conoces.

No se si recomendaría usar la aplicación, creo que va en el gusto de cada quien, tiene un pico de entretenimiento, cuando publicas el enlace posiblemente empieces a recibir innumerables mensajes, pero esto va cayendo con los días sobre todo en casos en que tu red es privada. Como mencione antes, piensa antes en el impacto que puede tener en ti comentarios negativos, si crees que te pueda afectar mejor no la uses, para que agregar negatividad a tu vida. Y tú ¿Ya la usaste? cuéntanos tu experiencia.

Influencia de las redes sociales en los adolescentes

En estos días las redes sociales se han abarrotado en noticias relacionadas con el famoso reto la Ballena Azul, un reto que atenta contra la integridad física y que ha llegado al punto de dejar victimas fatales. Entre los retos los participantes debían ver videos de terror y escuchar música elegida por quién los reclutaba mediante un grupo de Whatsapp o Facebook, infligirse cortaduras y al terminar, nada más y nada menos que saltar de un edificio. Por supuesto que el reto va dirigido a aquella población más vulnerable: adolescentes. Todo eso nos hace cuestionarnos donde radica el problema: ¿las redes sociales? ¿la confianza excesiva de los adolescentes? ¿los padres? o simplemente es una combinación de factores, es un tema que crea debate y enciende los ánimos de quienes defienden las diferentes posturas.

Definitivamente las redes sociales llegaron para quedarse, sí bien es cierto hasta cierto punto nos ayudan a mantener contacto con los demás, digo hasta cierto punto porque también son las causantes de perder el contacto real y físico con nuestros seres queridos. Son muchos los beneficios que obtenemos de ellas: podemos viajar a través de las fotografías de otros usuarios, conocer platos exóticos, reír con los famosos memes, conocer otras personas y compartir con el resto del mundo. Es en este último punto donde radica el aspecto negativo, somos nosotros los que decidimos a quien aceptar, con quien y que compartimos.

cup-2218405
Foto: Pixabay

 

A los padres

Sé lo difícil que es el acercamiento en la etapa de la adolescencia, yo misma creaba un bloqueo con mis padres, sentía que siempre querían llevarme la contraria, era como sí ellos tratarán de enojarme por placer. Es loco, pero a veces así funciona la mentalidad a esa edad y con la tanta tecnología que nos rodea, todo se complica. Un gran error que suelen cometer es que para evitar confrontaciones le dan más espacio del que deben, ignoran los andares de los chicos e incluso desde pequeños para el entretenimiento los dejan a merced de la web y es allí donde vienen las consecuencias negativas. Debo decir que como experiencia propia crecí con una madre que siempre estuvo pendiente de mi, en aquel tiempo pensaba que no me daba espacio, pero hoy en día lo agradezco porque nunca pase por alguna experiencia negativa a comparación de algunos de mis amigos.

Leer más “Influencia de las redes sociales en los adolescentes”