Tú eres el resultado de ti mismo

Nunca culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie, porque tú, fundamentalmente tú, has hecho tu vida. Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar corrigiéndote. El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas del error. Nunca te quejes de tu ambiente o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente supieron vencer. Las circunstancias son buenas o malas según la voluntad y la fortaleza de tu corazón. Aprende a convertir toda situación difícil en un arma para triunfar. No te quejes por tu pobreza o por tu salud, o por tu suerte. Enfréntate con valor y acepta que de una y otra manera son el resultado de tus actos y la prueba que has de ganar. No te quejes de la falta de dinero, porque abunda en muchísimas partes. No te amargues con tus propios fracasos ni se los cargues a otros. Acéptate ahora o siempre seguirás justificándote como un niño. Recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar y que ninguno es tan terrible para claudicar. “Empieza ahora mismo”. Deja ya de engañarte. Eres la causa de ti mismo, de tu tristeza, de tu necesidad, de tu dolor, de tu fracaso. Si tú has sido el desordenado, el torpe, el ignorante, el vicioso, el irresponsable, tú y únicamente tú, nadie pudo haberlo hecho por ti. La causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro será presente. Aprende de los fuertes, de los activos, imita a los enérgicos y también a los vencedores, a quienes no aceptan situaciones difíciles, a quienes vencieron a pesar de todo. Piensa menos en tus problemas y más en tu trabajo y tus problemas sin aliento morirán.

Leer más “Tú eres el resultado de ti mismo”

¿Cuál es tu éxito?

Si te pregunto, ¿Qué sería para ti alcanzar el éxito? ¿Qué es lo primero que piensas? De seguro la respuesta de la gran mayoría estaría relacionada con tener mucho dinero o ser famoso, pues sí, casi todos siempre hemos tenido esa errónea concepción de relacionar el éxito con riquezas. Definitivamente que si llegas a lograr el éxito ese puede ser el resultado final: ser rico y famoso, pero esto no quiere decir que si no llegas a esto, no seas exitoso.

La palabra éxito tiene como significado: resultado feliz de un negocio o actuación. Buena aceptación que tiene alguien o algo.

Ahora bien, para mí una persona ha logrado el éxito cuando logra la realización de una meta por méritos propios, sin importar cuán grande o pequeña sea esta. Pues cada meta aunque a la perspectiva de los demás sea pequeña, para quien la ejecuto es una gran satisfacción, como debe ser. Vivimos en un mundo rodeado de personas que siempre trataran de menospreciar nuestros logros, pero está en nosotros no dejarnos opacar y darle el valor merecido a cada uno de nuestros éxitos alcanzados.

Yo soy del particular pensar que debemos celebrar cuando alcanzamos un objetivo en nuestra vida y debemos todos empezar a valorar las metas de los demás. Hay personas que creen ser exitosas porque tienen mucho dinero y son “reconocidos o queridos” por muchas otras personas, pero cómo se puede considerar una persona exitosa si por poner un ejemplo, su riqueza fue heredada de sus padres sin tener que hacer esfuerzo alguno para merecerla, no digo que todos los casos son iguales, porque sé que muchas personas han tenido su riqueza de este modo, pero no se conforman con esto, de igual manera obtienen un título universitario que les ayude a contribuir con sus bienes ganados.

Si eres una persona de escasos recursos y lograste estudiar una carrera universitaria con mucha dificultad, tuviste que estudiar y trabajar a la vez para poder costearla, ¡eres exitoso! Si lograste juntar un dinero y crear tu propio negocio, que te da para vivir a ti y tu familia, ¡eres exitoso! Si lograste conseguir el puesto de trabajo que tanto anhelaste, pero para ello tuviste que esperar muchos asensos y nunca te rendiste para llegar a esa meta, ¡eres exitoso!

Está en ti lograr el éxito, sólo tienes que perseverar y luchar por lo que quieres, muchas veces será difícil, pero nada es imposible. Y recuerda, no importa que tan pequeño sea tu sueño para los demás, para ti será tu mundo y la satisfacción de obtener lo que deseas será inmensa, no te rindas y empieza a construir tu camino hacia el éxito.