El pasado es la pólvora de la felicidad del presente.

Albert Espinosa – Lo que te diré cuando te vuelva a ver.

Anuncios

Invictus

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo de polo a polo,
agradezco a los dioses que sean,
por mi alma inconquistable.

En la crisis de las circunstancias
nunca me he estremecido o lamentado en voz alta.
Bajo las palizas del asar
mi cabeza está ensangrentada, pero erguida.

Más allá de este lugar de ira y lágrimas
yace el horror de la sombra,
aún así la amenaza de los años
me encuentra y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
Soy el amo de mi destino;
Soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley

 

 

La vida me ha enseñado

Que la gente es amable, si yo soy amable
Que las personas están tristes, si estoy triste
Que todos me quieren, si yo los quiero
Que todos son malos, si yo los odio
Que hay caras sonrientes, si les sonrío
Que hay caras amargas, si estoy amargado
Que el mundo está feliz, si yo soy feliz
Que la gente es enojona, si yo soy enojón
Que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.

Mahatma Gandhi

Cuando me amé de verdad

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, sólo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón, y con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí… la humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir.

No debemos tener miedo de cuestionarnos. Hasta los planetas chocan y del caos nacen estrellas.

Charles Chaplin.

“Así que quieres ser escritor”

Un poema de Charles Bukowski:

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón,
de tu mente, de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.

Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
o clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.

Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa,
a tu novia, a tu novio,
a tus padres o a cualquiera,
no estás listo.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.

A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.

Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
o hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

El escritor de cartas

Hace unos días vi una película que me atrajo por su nombre, luego de verla definitivamente queda en mi lista de recomendadas. Se llama, El Escritor de Cartas (The Letter Writer) del año 2011. Trata sobre una joven adolescente bajo los típicos conflictos de la edad… los padres, el novio, los amigos y la escuela. Un día le llega una carta, con las palabras más alentadoras que se pueden imaginar, el remitente era desconocido, pero ella se propuso encontrarlo y cuando lo hizo se percató que era un señor bastante mayor que se dedicaba a escribir cartas a desconocidos. Les brindaba halagos, palabras positivas y afecto, como si los conociera. No le bastaba con eso, así que cada día salía y entregaba notas a personas en la calle que él consideraba que lo necesitaban. La adolescente hizo una gran amistad con este señor, quien la hizo triunfar y superar todo lo negativo que le sucedía. 

Tienes la fuerza de un león. Y a pesar de tu dolor y sufrimiento, tu sonrisa es tan brillante como el Sol… Y los cielos sonríen sobre ti con cariño. El amor de Dios te seguirá a donde quiera que vayas, y tu luz brillará por toda la eternidad.

The-Letter-Writer-001

Es una película muy llena de sentimientos, es de esas películas que si te sientes vacío o pasas por un momento en que las cosas no van bien, luego de verla sentirás una carga de positivismo y buenas vibras. El valor de la familia, ante las diferencias que podamos tener. Te enseña a disfrutar y valorar las pequeñas cosas a tu alrededor y de ayudar aunque sea con pequeños detalles a quienes te rodean, porque con esos pequeños detalles puedes estar alegrando el día de quien tal vez esté pasando por una situación muy difícil. Te invita a descubrir tu talento en la vida, a luchar por el, a usarlo para ayudar a quienes lo necesitan. Definitivamente, una película para ver y quedar renovado.

Aquí, les dejo algunos extractos de algunas cartas y mensajes presentados.

Espero que aprecies tu vida y la fuente de la cual surge. Recuerda siempre que eres hermosa y graciosa… y estás aquí para un propósito único. Sé que la vida puede ser difícil. Es fácil perder de vista las cosas que realmente importan. Pero confió en que en el fondo, sepas lo que es valioso en tu vida. Recuerda hacer al menos una cosa cada día, que dé propósito a tu existencia. Busca alrededor los mensajes ocultos de belleza y verdad. Los puedes encontrar en cada árbol, en cada flor, en cada ser humano. Estamos todos conectados y a largo plazo en mutuo aliento, comprensión y amor.  Espero que sepas que eres profundamente amada. Son muchos los que te admiran y encuentran en ti, un ejemplo que inspira y eleva.

La vida es como un espejo. El quien eres se reflejará por los que te rodean.

Tú puedes elegir a quién y qué entra en tu vida.

Pronto encontraras tu verdadero talento.