La crisis según Albert Einstein

No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis, es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar superado.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla. Continuar leyendo “La crisis según Albert Einstein”

En tiempo de crisis

El mundo siempre esta en crisis, estas casi siempre han afectado solo una región o país, lo que hace que el resto del mundo se vuelca en compasión hacia ese país afectado, esta vez es diferente, esta vez la crisis es de todos, la compasión es de todos, la crisis es compartida.

Lo peor de las crisis es que pueden sacar nuestra peor cara, durante los primeros días pudimos ver imágenes que transmitían pánico, egoísmo y todos esos malos sentimientos que nos hacen olvidar la empatía y raciocinio. Afortunadamente, ya poco a poco se han ido calmando las aguas y estamos empezando a solidarizarnos. Sí, por supuesto que es difícil estar confinado a casa, es dura la distancia de nuestros seres queridos, es duro no poder recorrer las calles que solemos recorrer, los paseos de fin de semana, las reuniones con amigos y mil cosas más, pero pensemos que si lo hacemos, más rápido podemos salir de esta y volver a nuestra vida regular.

Afortunadamente, en días como estos, la tecnología que muchas veces nos hace mal, en esta ocasión es nuestra mejor aliada, nos hace llevaderos los días, es un medio para hacer nuestra estancia en casa amena. Se imaginan una cuarentena hace unos años atrás, sin redes sociales, sin Netflix, sin Spotify. También con esto no digo que debamos pasar las 24 horas pegados a una pantalla, hay muchas otras actividades que podemos hacer, así como compartir con los nuestros. 

Continuar leyendo “En tiempo de crisis”

Momentos difíciles

Momentos difíciles

Sin duda, todos en algún momento pasamos por una situación difícil, unas son más difíciles que otras, pero aquel que la está viviendo siente que es lo peor que le puede acontecer. Una de las frases más escuchadas por quienes tratan de darnos ánimo es: “el tiempo de Dios es perfecto”.

Cuando algo no se da justo como queremos, por lo general nos invadimos de pensamientos negativos e incluso repulsivos hacia nosotros mismos. Creemos que nuestro mundo se viene abajo, creemos que es el fin, nos deprimimos y de repente puede que nuestra vida se torne en un caos.

He aprendido por más de una experiencia personal que, absolutamente todo pasa por alguna razón y que todo pasara en el momento que debe pasar. No hay que tratar de acortar camino, no hay que apresurar o forzar situaciones, si te conviene pasará y si nunca ocurrió es porque no era para ti, de seguro algo mejor llegará, nuevas puertas se abrirán. El mejor ejemplo que puedo darles es mi hermana, recién cumplía 20 años en la empresa que trabajaba cuando le notificaron que su equipo de trabajo sería desintegrado y ella sería asignada a otra posición, una posición que no eran tan buena como la que tenía. Ella se deprimió, al punto de querer renunciar, algunos de sus compañeros la aconsejaron que no lo hiciera. Al pasar dos meses, nuevamente fue llamada a recursos humanos, donde la ascendieron a gerente y le dijeron que sólo estaban probando su lealtad a la empresa y por haber realizado un trabajo sobresaliente en una posición de desventaja  estaba siendo recompensada. De haber renunciado impulsivamente por la decepción de la situación, habría perdido la posición que ocupa hoy en día.

Con el tiempo todo queda atrás, todo se logra superar y lo más importante es que nos deja una lección, nos hace más fuerte e incluso puede que lleguemos a sentir orgullo por lo que logramos superar. Momentos difíciles que nos acercan a nuestros seres queridos, nos permiten conocernos internamente, nos permiten descubrir lo fuerte que somos, nos acercan a nuestras creencias y que incluso nos llevan al éxito.

Cuando sientas que las cosas no están saliendo como quisieras, recuerda, que el sol siempre saldrá luego de la tempestad y que incluso en las noches más oscuras la luna siempre brillara.