El violinista y los imposibles

El fin de semana fui de paseo a un parque de la ciudad, al llegar había una multitud alrededor de un joven que estaba tocando violín, tocaba precioso, todos los presentes estaban encantados escuchando. Al terminar, muchos colocamos dinero en el case de su violín que estaba en el suelo, en recompensa a sus melodías. Luego de un rato dando vueltas, fuimos al café de un amigo que se encuentra cerca del parque para tomar algo, después de algunos minutos llego el joven violinista, él se acerco a saludar a nuestro amigo que nos hacía compañía, nos presentó y se unió a nuestra mesa. Por supuesto no pudimos aguantar la curiosidad, le preguntamos porqué tocaba violín en el parque, pues por su apariencia y el lugar donde estábamos no parecía necesitar tocar en un parque, así que nos compartió su historia.

IMG_20170904_223200_073.jpg
Casco Antiguo, Panamá. Foto: Instagram @takenbylis

Era del interior del país, de adolescente había pertenecido a una pandilla, estaban involucrados en robos y drogas, la rivalidad por las drogas tuvo consecuencias y uno de sus amigos fue asesinado, ese fue el inicio para querer abandonar aquella vida, pero cuando lo intentó los otros integrantes de aquella pandilla no se lo permitieron, lo amenazaron con acabar con su vida. Un día, en un parque había un evento donde una orquesta tocaba y quedo cautivado por el violín, al terminar el evento le pregunto a uno de los integrantes de la orquesta donde podía recibir clases para tocar violín, en ese momento él se dijo que llegaría a tocar igual que aquel que estaba en la tarima. Para su fortuna, esa persona le dio el contacto de una fundación que ofrece clases gratuitas de música a jóvenes de escasos recursos, pero para recibirlas tenía que viajar a la capital. Cuando le contó sobre su idea a la familia, todos le dieron la espalda y pensaron que era una perdida de tiempo, a como pudo comenzó a viajar para ir a recibir sus primeras clases, cada vez se le hacía más difícil conseguir el dinero para ir los fines de semana. En el bajo mundo había ganado ciertas mañas, entre esas aprendió a engañar los teléfonos públicos, colocaba anillos de lata en la ranura para monedas, de esta manera esto le facilitaba sacar el dinero de las llamadas del día. Al viajar cada fin de semana, se estaba alejando de la pandilla y los problemas se agravaron, las amenazas se hicieron más constantes, temía por su seguridad, así que decidió venir a vivir a la capital. En la fundación dio a conocer su situación y lo ayudaron para que continuara sus estudios. Cuando logro crear sus primeras melodías, acudía al parque donde lo vimos tocar para recoger dinero para cubrir algunos de sus gastos. Hoy con 33 años, ha viajado a otros países como parte de una pequeña orquesta, de la cual se siente muy orgulloso, y cada vez que puede, vuelve a ese parque a tocar, siente que allí creció y lo hace como una forma de agradecimiento, todo el dinero que recoge allí mientras toca se lo entrega a alguna persona que se tope en el camino y el sienta que lo necesita. Leer más “El violinista y los imposibles”

TAG: ¿Cuál fue la última vez…

He sido nominada por Briela Cloud y En la mente de Raquel para participar en una dinámica que desde el primer momento que la leí me pareció muy diferente, felicidades a su creadora OliviaSusetCrochet por la idea. ¡Gracias chicas!

Les comparto mis respuestas:

TAG: ¿Cuál fue la última vez que…
1- …reíste a carcajadas como un niño(a)?
Hace unos días con mi madre, era entre las 12:00 ó 1:00 a.m., terminamos despertando a mi hermana.

2. … abrazaste a alguien?
El fin de semana, a mi sobrina, de esos abrazos apretados.

3. … te bañaste en el mar?
Igual el fin de semana, sería feliz viviendo en la playa, afortunadamente mi país esta rodeado de mar, así que no tengo que ir muy lejos.

4. … saliste con tu mejor amigo?
En noviembre… La odontología nos disperso por todo el país.

5. … comiste chocolate o dulce?
Increíblemente no lo recuerdo, posiblemente en diciembre… ¡No puedo creerlo! Luego voy por chocolates.

6. … leíste un libro de papel no digital?
En diciembre, Me deseó felices sueños de Massimo Gramellini.

7. … dedicaste tiempo para hablar y compartir con tus padres?
Cada día hablo con mi madre.

Leer más “TAG: ¿Cuál fue la última vez…”

Belleza sin contexto: Globo del deseo

Continuando con las dinámicas, esta semana fui nominada por aquel que hace las descripciones más guapas, Canallathor, a la dinámica Belleza sin contexto. ¡Gracias por tenerme en cuenta! El reto consiste en contar una anécdota que te haya marcado o dejado un aprendizaje a tu vida, dicha anécdota debe ser documentada con un máximo de cinco fotografías. La misma fue creada por Christiancasbaker.

Sin más, les comparto mi anécdota:

Un buen amigo del colegio, tiene una hija a la que siempre he considerado parte de mi banda de sobrinos. Ella con a penas 5 años, padeció una enfermedad por la que paso por muchas hospitalizaciones y convaleciente en cama por casi un año, fue una etapa muy difícil, fui testigo de aquel proceso y del sufrimiento tanto de la pequeña como de mis amigos, sus padres. Para cuando cumplió 7 años ya se había recuperado y estaba libre de aquel padecimiento, empezó a vivir la vida normal que debe llevar una niña de esa edad.

Cuando cumplió 10 años la peque dijo a sus padres que tenía algunos malestares, por supuesto todos nos preocupamos, lo primero que pensamos es que se trataba de una recaída. Al contactar al doctor de la nena, este les dijo que esperaran la semana siguiente porque él estaba fuera del país. El fin de semana decidieron irse a la playa para tratar de olvidar un poco el problema, y decidieron invitarme por la cercanía de las niñas conmigo.

Leer más “Belleza sin contexto: Globo del deseo”

The Mystery Blogger Award

the-mystery-blogger-award-2.png

Hace unos días (varios a decir verdad) fui nominada a The Mystery Blogger Award por David Arroyoun amante de los libros y la música, gracias a él he descubierto nuevas historias y autores. ¡Gracias David! 

Para aquellos que no conocen este reconocimiento, les cuento, fue creado por Okoto Enigma. 

Las reglas son:
1. Colocar el logo/imagen del premio en el blog
2. Listar las reglas
3. Agradecer a quien te nomino y brindar el enlace a su blog
4. Mencionar el creador del premio y brindar el enlace a su blog
5. Escribir 3 cosas sobre ti
6. Nominar de 10 a 20 bloggers
7. Notificar a tus nominados comentando en su blog
8. Hacer a tus nominados 5 preguntas de tu preferencia

Ahora entrando en el tema, no se me formularon preguntas, por lo tanto les cuento tres cosas sobre mí:
1. Me encanta el mar. Cuando necesito una pausa, me voy a ver el mar, con mi música y mi cámara, puedo pasar horas allí.
2. A pesar de leer libros electrónicos, prefiero el libro real y me gusta conservarlos. No soy mucho de prestarlos, a menos de estar segura que a quien se lo prestaré lo cuidará igual que yo. Cada cierto tiempo, por decirlo así “hago un inventario” y aquellos que sé ya no volvere a leer, los dono a alguna biblioteca.
3. En mi entorno cercano nadie sabe que tengo un blog.

Leer más “The Mystery Blogger Award”

El viejito

Llegó en 1998, no recuerdo en que mes exactamente, yo tenía 10 años, así que debió ser entre mayo y octubre, lo que recuerdo es la felicidad que me embargo aquel día. No era el primero, pero en mi mente es como si lo hubiera sido, ahora que lo pienso, tal vez se debe a que participe en todo el proceso para escogerlo.

Era un Rover 600, color verde botella, en realidad solo verde, le inventamos el color por la igualdad con una botella de cerveza local. En cuanto abrí una de sus puertas, intente romper uno de los forros plástico que cubrían los asientos de cuero color beige, a lo que me detuvo el “no” unísono de mi madre y mi hermana. Aquel forro se mantuvo solo por unos días, con el calor de mi país era imposible tolerarlo ya que terminaba adhiriéndose a la piel, la realidad es que removerlo no mejoro la situación, en los días calurosos aquellas superficies de cuero podían provocar quemaduras de primer grado fácilmente, nunca he entendido porque envían autos con interiores de cuero a países calurosos, o porque personas como mi madre, terminan comprándolos para luego quejarse de tener que esperar para entrar al auto luego de estar unos minutos bajo el sol.

Aquel auto que manejaba mi madre me llevo durante mis últimos años de la escuela primaria, gran parte del colegio secundario y algunas veces a la Universidad; esa gran parte y algunas veces se debió a la llegada de otros autos a la casa. En el recibí mis primeras clases de manejo de parte de mi madre, y debo decir que las últimas, después de casi caer a un lago no tuve más ganas de recibir lecciones de parte de mi madre, seamos honestos “¿Quién enseña a manejar a orillas de un lago?”. Con ese auto también aprendí las lecciones básicas de mecánica, impartidas por mi hermano, aprendí a cambiar llantas, bueno, la teoría, porque nunca logré soltar las tuercas, de hecho sigo sin poder hacerlo, creo que es cuestión de peso, pero de eso hablaremos otro día.

Leer más “El viejito”