Eligiendo mi futuro

Hoy vengo a desahogarme (Como casi siempre) en voz de mi pasado yo, de mis sobrinos y muchos otros que, de seguro pasan por esto. Mi sobrina acaba de ingresar a la Universidad y mi sobrino este año se gradúa del colegio. Mi sobrina, se graduó del colegio sin saber que quería estudiar, hizo las pruebas para estudiar Cirugía dental, solo por tratar de seguir mis pasos, no aprobó las pruebas y terminó sin la menor idea sobre que hacer. Trato de seguir a sus amigas a las carreras que ellas elegían, pero al ver los temarios se percataba que no eran de su agrado. Me pidió que la ayudara a buscar una carrera, exploramos todas las opciones en las diferentes universidades y se agobió más, sin tener en claro cual escoger. La culpable, mi hermana, su madre, los últimos años del colegio le vendió la idea de estudiar la misma carrera que yo, a tal punto que mi sobrina se la creyó. A la hora de hacer la prueba, solo diré que la dejó sin ganas de estudiar nada relacionado al área de la salud. Este año se mantendrá en cursos preparatorios en la Universidad mientras decide que carrera elegir.

Mi sobrino, en este caso mi hermano le tiene escrito el futuro como Ingeniero naval, desde que tiene 12 años es capaz de recitar todo el plan que su padre le tiene trazado. Mientras tanto, él solo quiere ser chef, a lo que mi hermano se ha negado rotundamente. Me ha pedido ayuda incontable veces para tratar de hacer que mi hermano acepte que él estudie Artes Culinarias, pero tal parece que, si no tienes hijos no tienes el derecho a opinar a favor de tus sobrinos.

classroom-1699745.jpg
Imagen Pixabay

Todo apunta a que es mal de familia, mi madre lo hizo conmigo, igual que mi sobrina no aprobé las pruebas, al no saber que hacer con mi vida, acabe en una carrera que detestaba, y al final, termine abandonando. Allí fue cuando ingrese a Cirugía Dental. Durante el tiempo que estudiaba tuve varias compañeras que odiaban la carrera, dos terminaron abandonando la Facultad a tan solo un semestre de la graduación y las otras, decidieron continuar porque sentían que no tenían otra opción, todas tenían en común, sus padres que les obligan, les puedo asegurar que para ellas era caótico, una tortura, se trataban de dar ánimo creyendo que en algún momento le tomarían cariño a lo que hacen, pero esto casi siempre falla. Leer más “Eligiendo mi futuro”

Mi historia en el gimnasio

No soy adicta al gym, voy unas dos veces a la semana y hago algo de ejercicio en mi casa cuando no puedo ir. Hace unos días, mientras estaba en una de las máquinas, otra chica se acerca a utilizar la máquina a mi lado, empezamos a hablar un poco y luego de intercambiar unas cuantas palabras me pregunta: “¿y tú que haces aquí? no necesitas esto, estas muy delgada”… Sí, soy muy delgada, siempre lo he sido, mido 1.65 m y peso 108 lbs, eso quiere decir que estoy bajo peso. Soy de esas personas que muchos llaman “afortunada” por poder comer lo que sea y no subir de peso, pero ahora les cuento un poquito de mi realidad.

El ejercicio no es exclusivo para quienes quieren rebajar, para mantener un buen estado de salud debemos hacer actividad física. A los delgados también se nos elevan los niveles de glicemia (azúcar en sangre), colesterol, triglicéridos, etc. Como me paso a mí, durante meses mis niveles de triglicéridos y colesterol estuvieron por la nubes, tenía tan solo 20 años, ciertamente me gusta comer y a cada momento, lo que no ayudaba, pero mi problema radicaba en la tiroides. Justamente es la causa por la que también soy delgada y por la que se me es casi imposible subir de peso.

crossfit-534615.jpg

Cuando ingrese a la universidad fue el peor momento, tenía que lidiar con las bromas de mis amigos “te va a llevar el viento”, “te vas a quebrar”, “dichosa tú que puedes comer lo que sea”. La gran mayoría tiene la errónea percepción que al estar delgado tienes la figura perfecta. Pues no, siempre mi tendencia ha sido a skinny fat, es decir delgada pero con flacidez. Los delgados sufrimos de flacidez, tenemos celulitis, estrías, grasa acumulada y muchas otras cosas. Me sentía mal con mi cuerpo, los comentarios que no ayudaban, entraba a una discoteca y me paraban para pedir identificación. Hay quienes te rechazan por ser muy delgado, a veces te insinúan que tienes alguna enfermedad o te creen débil e incapaz de hacer más de cuatro cosas. Al contrario de lo que todos piensan, no toda la ropa te queda bien, siendo mujer parecerás un niño con una que otra prenda y en el peor de los escenarios, te comparan con una tabla de surf. En mi caso, ni hablar de los pacientes… “¡¡¡¿Usted me va a sacar la muela?!!!”

Leer más “Mi historia en el gimnasio”

Descubriendo mi gusto por la música

¡Hola, familia bloguera! Les comparto la última entrada de otro blog de mi propiedad dedicado a la música.


Alguien me pregunto cómo empezó mi gusto por la música, mi primera respuesta fue: desde muy pequeña, mi madre me compraba los cassettes con las canciones de los cuentos más populares de Disney. Pero recordando acontecimientos, debo reconocer que mi gusto por la música en realidad empezó en 1997, cuando tenía nueve años. Mi hermana tenía un novio propietario de una tienda de discos, por ende mi hermana tenía una gran colección de CD, los que yo tenía prohibido tocar. En algún momento ella rompió con su novio y él le envió un regalo, se negaba a abrirlo, pero decidió complacer mi insistencia… Eran dos discos, tal como estaban, los depositó en la basura.

Dicen que la curiosidad mató al gato, en este caso, hizo desarrollar una maravillosa pasión. La imagen de los discos en la basura me perturbaba, gracias a la suerte que estaba de mi lado y mi hermana que no daba uso a su bote de basura, permanecieron allí durante días, hasta que decidí esperar que mi hermana se fuera al trabajo y los rescaté. Los mantuve escondidos por varios días más, hasta que saque el valor para completar mi travesura.

Seguir leyendo… Descubriendo mi gusto por la música — La música, mi mejor respuesta