¡Un poquito más de humanidad por favor!

“Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad. El mundo sólo tendrá una generación de idiotas”

Albert Einstein

Un pensamiento un poco crudo pero muy acertado a nuestra realidad, pues definitivamente la tecnología cada día nos roba aquella escencia de seres humanos. Todavía el día de hoy no puedo dejar de pensar en algo que pasó en mi querido país y creo que muchos compartirán mi opionión, aquel video que circulo por todas las redes sociales en el que se veía un hombre lanzándose de un puente, aquel hombre murió producto de la caída. No era solamente un video el que se propago, me encontraba con otras personas y nos llegaron videos desde diferentes ángulos, algunos desde una distancia muy cercana al hombre. Lo sorprendente de todo y lo que me causa tanto repudió es como aquellos que filmaban describían paso a paso lo que veían; lo juzgaban de borracho, de loco o de incapaz de tirarse, pero absolutamente nadie hizo nada para detenerlo, ni los que filmaban ni los otros que pasaban a su alrededor (que eran muchos por el tráfico pesado). No conformes con esto, propagan los videos y se imaginaran con la rapidez que paso, los videos te llegaban de varios contactos a la vez. Videos de las víctimas de la violencia, videos de aquellos que mueren a causa de un accidente de tránsito, etc. Es increíble y patético cómo se disfruta del morbo, del dolor ajeno y de la crueldad. Lo positivo no se pasa y si alguno de tus contactos lo hace muchas veces es ignorado.

Supongo que todo esto es el precio de la tecnología, nos hemos acostumbrado a convivir con la inhumanidad y nos estamos convirtiendo igual de insensibles que las máquinas que nos permiten enviar rápidamente estas imágenes. Muchos dirán que es para informar, pero definitivamente que no es la forma. Siempre antes de hacer algo debemos tener presente aquella clásica frase: “No hagas a los demás, lo que no te gustaría que te hicieran a ti” y agregaré a los tuyos. Pensemos en la familia de aquel hombre, dicen que no hay dolor más grande que perder un hijo, así que por un instante pueden imaginar lo difícil que tiene que ser para su madre ver esas imágenes de como termino la vida de su hijo, como compartieron esos videos y el dolor de ver que nadie hizo nada… O sus hijos, que asumiendo que están pequeños y no lo vieron, en algún momento revivirán el dolor porque ese video que quizá ya es internacional algún día llegará a sus manos… Pues lo que se sube a la red, perdurará por siempre allí. Y si eres de aquellos que piensa que nunca estarás en su lugar, porque tu familia es perfecta y nadie es capaz de hacer algo así, recuerda que somos humanos y a veces flaqueamos, hay momentos en los que pasan cosas que cambian nuestra vida y no sabes cómo reaccionaras, no te gustaría que el del video sea tu familiar.

La tecnología ya es parte de nuestra vida, definitivamente es necesaria para todos, pero usémosla de manera responsable, compartamos lo bueno y paremos la insensibilidad hacia el dolor ajeno, contribuyamos de manera que si te llega un video así, no lo pases y rompe la cadena. Ayudemos a quién pasa por aquel momento de debilidad, piensa en cómo te sentirías si en vez de ser aquel que tomo el video de cómo se quitó su vida, fui aquel que lo convenció de no hacerlo y le salvo la vida. Aclamemos a ¡un poquito más de humanidad por favor!

Anuncios

Mi pasión por la fotografía

Una de mis pasiones descubierta al pasar los años es la fotografía, desde adolescente se despertó en mi el interés por apreciar las fotos en diferentes páginas web y así alimente durante mucho tiempo este gusto personal, hasta que un buen día me hice la pregunta “¿Por qué no intentarlo yo misma?”

Me decidí y finalmente compré una cámara fotográfica, no es una cámara profesional, al estar dando mis pininos en este arte creí que debía empezar por un equipo que me resultará más sencillo de utilizar y para aprender las técnicas básicas de la fotografía.

Cada día entiendo que tengo un largo camino por aprender dada la complejidad de este arte. Pero lo importante, es que tengo las ganas de superarme, creo en mí y me apasiona. Con el paso del tiempo y las cientos de fotos que he tomado he desarrollado la capacidad de autocrítica, percatandome que tengo potencial al comparar las fotos de un inicio con las que he tomado recientemente, ya que puedo ver como la calidad de las fotos ha ido en incremento. Algo de lo que realmente me siento orgullosa.

Y como en algún punto la autocrítica no es suficiente, quería comprobar si la recepción de mi trabajo era positiva por los demás, por lo que decidí inscribir un par de fotos en una página de concursos, obviamente no para profesionales, pues soy realista y se que aún mi trabajo no califica para ese tipo de concursos. Para mi gran satisfacción resulte ganadora del primer lugar, lo que me hace entender que voy por buen camino y que con un poco de esfuerzo llegaré muy lejos.

Faisán
Faisán dorado (La foto ganadora)

Durante el período que me he embarcado en esta aventura, he descubierto que todo lo que nos rodea nos ofrece una oportunidad para desarrollar y explorar este arte. Obviamente siempre contaremos con un fuerte en una categoría fotográfica y entre más tomes descubrirás cual es el tuyo.

Lo importante para cada cosa que te propongas hacer, es que debes creer en ti y en lo que haces. A veces no lograrás que te salga como a los demás y pensarás que jamás podrás hacerlo, pero no debes rendirte, con esmero, tiempo y práctica puedes llegar a desarrollarte como todo un profesional.

¿Cuál es tú pasión?

Sarahah

Sarahah, una palabra que ha inundado nuestras redes sociales los últimos días. Se trata de una nueva aplicación que ha acaparado la popularidad sobre todo en adolescentes, aunque ya la fiebre esta alcanzando a algunos no tan jóvenes.

La aplicación fue creada por un desarollador de Arabia Saudita para uso corporativo, de tal manera que los empleados pudieran enviar mensajes anónimos a sus jefes sin temor a ser despedidos. Luego el creador la lanzó como una aplicación abierta a todos los usuarios, pensando que de esta manera se podrían fortalecer aquellas debilidades planteadas por tus conocidos o para enviar esos mensajes de halago que a veces no somos capaces de transmitir. Pero lejos de ello, la aplicación se encuentra en el ojo de la tormenta porque esta siendo utilizada más que todo como una herramienta a favor del bullying.

Cuando te registras en el app, se te otorga un enlace que puedes compartir en tus otras redes sociales para que tus seguidores puedan enviarte mensajes, lo que la ha hecho popular es que estos mensajes son enviados de manera anónima, no hay forma de saber quién lo envía y tampoco puedes responder.

Conozco varias personas que ya estan usando el app, y las opiniones que he escuchado son más positivas que negativas. No hay nada mejor que experimentar para evaluar, así que decidí darle una oportunidad e internarme yo misma en el mundo Sarahah y en unos días les cuento como me fue.

Retos/Tareas

Después de una reunión entre amigos, en la que salió a relucir mi completa ignorancia en cuanto a Star Trek, uno de ellos me reto a ver las últimas tres películas, así que decidí traer esa nueva idea al blog, se trata de cumplir retos o más bien tareas interpuestas por ustedes.

Los retos/tareas pueden incluir:

  • Películas
  • Música (Escuchar un disco o una canción en particular, ver un video)
  • Hacer una receta
  • Leer un libro

De tener otra idea sólo tienes que escribirme, por supuesto se aceptarán tareas que puedan ser alcanzables. Para cumplir con el reto podrá ser dado un tiempo estipulado, claro esta depende de que se trate. De igual forma dependiendo de la preferencia de quién envíe el reto se dará crédito por la idea.

Puedes enviar un reto o tarea a través del correo electrónico toldbylis@gmail.com o dejando tu comentario en esta entrada. ¡Espero tu participación!

La voz que perdurará… Chester Bennington

Hace algunos días perdimos a un grande de la música, Chester Bennington vocalista principal de Linkin Park, mientras escuchaba la radio pasaron algunas de sus canciones y no pudo dejar de embargarme la nostalgia, finalmente me estaba percatando que se apagó aquella luz que evocaba grandes sentimientos a traves de su voz.

Instagram: @linkinpark

En mi caso hablar de Linkin Park es recordar momentos memorables, ellos marcaron mi adolescencia y estuvieron presentes en cada momento de aquella época que puedo recordar como una de las mejores de mi vida. Esta claro que no fue Chester quién dio vida únicamente a aquellos éxitos que muchos de nosotros disfrutamos, pero sin duda era su voz la que nos transmitía un huracán de sentimientos. Es que sus canciones reflejaban todos aquellos desaciertos de nuestra adolescencia; a traves de su voz se reflejaba el amor, la tristeza y la ira que nosotros mismos no eramos capaces de transmitir. Fueron aquellos que arrebatan de nosotros aquel estrés del colegio, sé que muchos recordarán llegar a la casa y encender la tv para ver alguno de sus videos, y por que no aceptar que hasta fueron el amor platónico de alguna chica. Con sus letras le enseñaron el coraje a más de uno para expresar aquello que callaban, a enfrentar el peso de la temida adolescencia y a compartir entre amigos con su buena música.

No queda más que lamentar su perdida, y tomar su ejemplo de vida y muerte para aquellos que nos rodean, que a pesar de las cosas negativas que pasen en la vida se puede sobresalir y se puede ayudar a que otros encaren sus miedos, a que puedes ver a una persona sonreír y mostrar aparente felicidad pero por dentro el calvario le persigue, brindar un poco de apoyo aunque no sea pedido, quizás estemos salvando una vida.

Creo que Chester perdurará al recordar aquellas canciones icónicas, aunque no sabemos que les depare el futuro estoy segura que seguirán siendo la banda favorita de miles y siempre recordaremos a aquella estrella que decidió partir dejando un legado imborrable a traves del tiempo.

El árbol

Les ha pasado que algo forma parte de sus vidas por tanto tiempo, que termina pasando desapercibido, pero en el momento en que falta nos duele su ausencia. Pues así no paso con aquel árbol…

Cuando mis abuelos llegaron a la casa lo sembraron, se puede decir que creció con mi madre, luego llegó el momento en que mis padres formaron su hogar y allí continuaba. Desde que tengo uso de razón, recuerdo aquel árbol gigante a un costado de la casa.

Durante el verano, nos refrescaba con la fuerte brisa que sus hojas dirigían dentro de la casa y nos daba sombra de los intensos rayos de sol. En el invierno, esa misma brisa nos asustaba por el zumbido de sus hojas y ramas, junto a los relámpagos y las gotas de lluvia sobre el techo de la casa. En el mis hermanos y yo aprendimos como subir un árbol, por supuesto más de uno salió lastimado. Jugamos bajo el infinitamente, sus hojas formaron parte de la caja de la tiendita y de la comidita que preparaba junto a mis amiguitos, también me hizo renegar mil veces “porque tenía mil hojas que caían todos los días” y me tocaba recogerlas. Fue el hogar de cientos de pajaritos que al pararse en el nos regalaban sus melodías. Sin olvidar mencionar también los monos, ardillas, gusanos y arañas (la presencia de los últimos no tan agradable) que pasaron por sus ramas. Era el lugar predilecto para sentarse cuando se estaba desanimado o querías hablar con alguien en particular de la casa sin que los demás escucharán. Y que decir de la Navidad, era la envidia de todos por lo mágico que se veía con las luces que abrazaban sus ramas, sin contar que era el lugar donde se apreciaba la decoración de la casa a la perfección. Lastimosamente, los años hicieron efecto en el, las ramas ya no se sostenían, ya casi no tenía hojas y amenazaba con caer sobre la casa, así que se tuvo que tomar la triste decisión de cortarlo. Curiosamente todos decidimos estar en casa, a algunos se nos escapó una que otra lágrima y la melancolía nos embargo, incluso los vecinos compartieron el luto a nuestro lado, quienes mientras cortaban las ramas, llegaban a nuestra puerta con palabras como “que lástima” o “ese árbol estaba allí desde que llegue por aquí” en señal de pésame.

Aquel árbol dio compañía a cuatro generaciones, pues mis sobrinos también llegaron a contemplar su majestuosidad. Sólo quedan los buenos recuerdos creados y las mil historias que contar en torno a el, las cuales estoy segura van a perdurar en la familia durante muchos años más.

Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden mapas

¿Por qué nunca encuentra nada aunque lo tenga justo en frente? ¿Por qué no puede hacer varias cosas a la vez, como yo? ¿Por qué no quiere hablar? ¿Por qué es tan insensible? Si eres mujer y has convivido con un chico, de seguro te has hecho algunas de estas preguntas. Y qué hay de ustedes chicos, les suena: ¿Por qué no para de hablar? ¿Por qué le cuesta tanto estacionarse?

Todas estas interrogantes son muy comunes al compartir con una pareja, pero hoy quiero recomendarles un libro que finalmente responderá algunas de estas preguntas “Por qué los hombres no escuchan y las mujeres no entienden mapas” sus autores son Allan y Barbara Pease, y como lo dice en su portada, este libro trata “Por qué somos tan diferentes y qué hacer para llevarlo bien”.

Es un libro realmente entretenido, te sentirás totalmente identificado con los temas tratados, con un toque de humor y explicaciones basadas en investigaciones científicas. Dirigido tanto a mujeres como hombres, les aseguro que ambos géneros lo disfrutarán por igual.

Explicaciones al ¿Por qué los hombres son incapaces de decir te quiero? O los problemas de estacionamiento por parte de las mujeres. Evidencias que reflejan que las mujeres tienen más desarollada el área de comunicación, mientras que en los hombres la espacial es la más desarollada, es por esto que las mujeres solucionan sus problemas hablando sin parar y los hombres prefieren la soledad y el silencio. 

Estudios que revelan que el cerebro de la mujer tiene más conexiones nerviosas entre sus hemisferios cerebrales, lo que le facilita realizar varias tareas a la vez, el hombre al poseer menos de estas conexiones entre sus fibras nerviosas sólo puede realizar una tarea, es por esto que mientras un hombre lee un periódico o se encuentra viendo la televisión tendrás que repetirle varias veces para que capte lo que tratas de decirle.

Ya leíste el libro, cuéntanos que te pareció.