Las piedras en mi maleta

Desde que nací llevo una maleta a cuestas. Debo llevarla por siempre en el camino llamado vida. Ella iba vacía, pero fui recogiendo piedras. Por momentos sentí la maleta ligera, y pensé que se había roto y algunas piedras habían caído.

Esa situación que por momentos pensé superada, pero después de algún tiempo apareció como espina lastimandome sutilmente.

Aquello que quise hacer y mis inseguridades me lo impidieron. La carrera que me hubiera gustado estudiar. El abrazo que no di. Aquel gracias pendiente. El te odio que quisieras borrar. Las palabras que me guarde para mis padres, ex-pareja o a ese amigo. Ese amor que rechacé por aquel que no valió la pena. El te quiero que no salió por miedo.

Al parecer casi siempre son palabras.

Creo que todos llevamos esa maleta, algunas son más pesadas que otras. Me queda claro que algunas piedras podemos sacarlas de esa maleta… Pero de otras, nunca podré deshacerme. Supongo que solo me queda aligerar la carga cuando pueda, y hacer una maleta más fuerte, tal vez me toque remendarla más de una vez, será necesario para las piedras que me falten recoger en el camino.

Leer más “Las piedras en mi maleta”

Anuncios

Aprendiendo

No es más rico el que más tiene, si no el que menos necesita.

San Agustín

Estos últimos meses he tenido la oportunidad de participar en un Programa Escolar que forma parte del sistema de salud público de mi país, el mismo esta integrado por diferentes áreas: médicos, tecnólogos médicos, enfermeras, trabajadores social, odontólogos, entre otras. Va enfocado sobre todo a escuelas que se encuentran en áreas de difícil acceso, es esto precisamente lo que lo ha hecho especial para mí, pues como odontóloga debo ir a esas escuelas junto con personal de enfermería a brindar atención a los estudiantes.

Son comunidades muy alejadas, el tiempo aproximado de llegada es de dos horas mínimo, con caminos de tierra, sin señal de móvil, algunos sin luz o sin agua, con transporte escaso. Esta última es la razón por la que acudimos, aunado a la falta de transporte, muchos viven aún más alejados de la escuela, a algunos les toma una hora o más a pie para llegar. Entre mis funciones están: dar charlas sobre técnicas de higiene oral, hacer limpiezas y entregar algunos suplementos de higiene bucal. Pero el enfoque de esta entrada no es nuestro trabajo, si no los aprendizajes que obtenemos de quiénes menos tienen.

Por supuesto, no todo es color de rosa. Muchos de aquellos niños nunca han recibido atención por parte de un odontólogo, por lo tanto, al momento de empezar a atenderlos es muy difícil por el temor que sienten, nos corresponde buscar la manera de ganarnos su confianza lo más rápido posible. A la hora de partida, luego de las actividades, no te quieren dejar ir y de hecho, tú no te quieres ir. La nobleza de aquellos pequeños te invade, son los niños más inocentes, amables y honestos con los que he tenido la oportunidad de trabajar. A pesar de sus carestías que son infinitas, siempre tienen una sonrisa para aquel que llega de afuera, siempre dispuestos a ayudarte a cargar los implementos que llevas, a hacer del espacio que te brindan lo más cómodo posible para facilitarte el trabajo y a regalarte un poquito de lo que la naturaleza les da para que tú lleves a tu hogar.

Leer más “Aprendiendo”

Herencia de hermanos

Mi madre en un intento por agrandar la familia decidió tener 5 hijos, la diferencia de años entre mis hermanos y yo, va de los 11 a 16 años. Por el trabajo de nuestros padres, muchas veces nuestros hermanos mayores se convierten en nuestros cuidadores, adquiriendo el rol de padres. Es muy común que de adultos culpemos de ciertas costumbres, maneras o gustos a nuestros padres, pero cuando suceden situaciones como la mencionada, terminamos también adoptando esas costumbres y gustos de nuestros hermanos.

children-2344145_1920
Imagen Pixabay

En mi caso en particular, desarrolle apego hacía mi hermano mayor, era el de carácter más dócil y cómplice de mis travesuras. De pequeña, lo perseguía por toda la casa, curioseaba todo lo que hacía (Realmente debí ser insoportable), gracias a esto, adopte sus gustos. Hoy en día causa asombro cuando me ven disfrutar de películas como Depredador (1987) y Terminator (1984), o cuando disfruto de la música retro, The Cure y Guns N’ Roses. Lo que en un inicio me pareció insoportable, hoy me permite disfrutar de diferentes deportes, pues muchas veces me toco aguantarme juegos de fútbol, béisbol e incluso golf, en vez de las cómicas.

De manera inconsciente para mí, él aprovechaba el apego y el juego para enseñarme a realizar tareas que me serían útiles de adulta o para cuando él hiciera su propio hogar y no hubiese quién hacerlas en casa.

Leer más “Herencia de hermanos”

Kintsugi, belleza tras cicatrices

En Japón, cuando una pieza de porcelana o cerámica se rompe, las fracturas se rellenan con oro… Los ceramistas ven las reparaciones como algo hermoso… Ellos saben que cosas inesperadas pasan. Cambios pueden ocurrir. Ellos saben que nadie en este mundo puede sobrevivir en una pieza. Esto no es necesariamente un mal… Las fracturas siempre serán parte de nuestro pasado. Siempre estarán con nosotros. Nos hacen mejor. Nos hacen más fuertes. Nos convierten en algo nuevo.

Grey’s Anatomy

 

Kintsugi
Imagen de Pinterest

Kintsugi o kintsukuroi, es el arte japonés que da segunda vida a aquellos jarrones o piezas de vajillas que se fracturan. En esta técnica se utiliza polvo de oro, plata o platino con barniz de resina para unir las piezas rotas y a la vez para enaltecer las fracturas.

Los japoneses consideran que no deberíamos tirar los objetos rotos, pues estos al romperse hacen cada pieza más valiosa ya que se convierte en única dado el patrón de las fracturas.

Leer más “Kintsugi, belleza tras cicatrices”

Veranito de San Juan

Durante esta época del año mientras algunos empiezan a disfrutar del verano, en mi país (Panamá) el invierno se encuentra en su mayor apogeo. Desde pequeña, siempre he escuchado a los mayores durante esta época referirse al “Veranito de San Juan”, unos cuantos días en que el invierno hace pausa y nos presta el sol del verano. Por supuesto que durante muchos años lo miraba con incredulidad, hasta que comprobé año tras año que en efecto si llegan esos días de sol.

Días atrás, un amigo de infancia de mi madre anunciaba la llegada del “Veranito”, mis sobrinos que se encontraban allí adoptaron la misma incredulidad que yo mantuve en algún momento. Aproveche la ocasión, finalmente me dio por investigar en busca de sentido al evento y pruebas para mis sobrinos, para nuestra sorpresa es un fenómeno meteorológico estudiado. El mismo da lugar en América Central y América del Sur; tiene relación con frentes fríos, temperaturas y vientos; toma su nombre de Veranito de San Juan ya que se da alrededor del 24 de junio, día de San Juan.

Una vez más queda demostrado como a veces tomamos como sin sentido algunas de las ideas de las personas mayores de la familia, aunque muchas veces ellos desconocen el origen de ciertas cosas, siempre terminan dando lecciones. Que desconozcamos el origen no quiere decir que no sea real. Mientras tanto, acá disfruto los días que me quedan del veranito que luego el sol no llegará hasta diciembre.

20180227_125232.jpg
Calzada de Amador. Panamá. Foto: Instagram @takenbylis
IMG_0097.JPG
Calzada de Amador. Panamá. Foto: Instagram @takenbylis

Leer más “Veranito de San Juan”

Fe

La de la foto es mi madre, la admiro por muchos aspectos, uno de ellos es… Su fe. Sin entrar extensamente en temas religiosos, soy católica, creo en Dios, hago mis oraciones y voy a misa, mucho menos de lo que tal vez debería y de lo que a mi madre le gustaría. Muchas veces en tiempos de perdida y días oscuros, mi fe se desvanece, y cuestiono más de lo que debería.

Mi madre no. No importa que tan oscuro sea el momento, es cuando más se aferra, cuando más cree, no cuestiona, cree en el milagro que saldrá de la adversidad. Admiro la intensidad de su creencia y el sentimiento con que lo hace.

Eligiendo mi futuro

Hoy vengo a desahogarme (Como casi siempre) en voz de mi pasado yo, de mis sobrinos y muchos otros que, de seguro pasan por esto. Mi sobrina acaba de ingresar a la Universidad y mi sobrino este año se gradúa del colegio. Mi sobrina, se graduó del colegio sin saber que quería estudiar, hizo las pruebas para estudiar Cirugía dental, solo por tratar de seguir mis pasos, no aprobó las pruebas y terminó sin la menor idea sobre que hacer. Trato de seguir a sus amigas a las carreras que ellas elegían, pero al ver los temarios se percataba que no eran de su agrado. Me pidió que la ayudara a buscar una carrera, exploramos todas las opciones en las diferentes universidades y se agobió más, sin tener en claro cual escoger. La culpable, mi hermana, su madre, los últimos años del colegio le vendió la idea de estudiar la misma carrera que yo, a tal punto que mi sobrina se la creyó. A la hora de hacer la prueba, solo diré que la dejó sin ganas de estudiar nada relacionado al área de la salud. Este año se mantendrá en cursos preparatorios en la Universidad mientras decide que carrera elegir.

Mi sobrino, en este caso mi hermano le tiene escrito el futuro como Ingeniero naval, desde que tiene 12 años es capaz de recitar todo el plan que su padre le tiene trazado. Mientras tanto, él solo quiere ser chef, a lo que mi hermano se ha negado rotundamente. Me ha pedido ayuda incontable veces para tratar de hacer que mi hermano acepte que él estudie Artes Culinarias, pero tal parece que, si no tienes hijos no tienes el derecho a opinar a favor de tus sobrinos.

classroom-1699745.jpg
Imagen Pixabay

Todo apunta a que es mal de familia, mi madre lo hizo conmigo, igual que mi sobrina no aprobé las pruebas, al no saber que hacer con mi vida, acabe en una carrera que detestaba, y al final, termine abandonando. Allí fue cuando ingrese a Cirugía Dental. Durante el tiempo que estudiaba tuve varias compañeras que odiaban la carrera, dos terminaron abandonando la Facultad a tan solo un semestre de la graduación y las otras, decidieron continuar porque sentían que no tenían otra opción, todas tenían en común, sus padres que les obligan, les puedo asegurar que para ellas era caótico, una tortura, se trataban de dar ánimo creyendo que en algún momento le tomarían cariño a lo que hacen, pero esto casi siempre falla. Leer más “Eligiendo mi futuro”