En tiempo de crisis

El mundo siempre esta en crisis, estas casi siempre han afectado solo una región o país, lo que hace que el resto del mundo se vuelca en compasión hacia ese país afectado, esta vez es diferente, esta vez la crisis es de todos, la compasión es de todos, la crisis es compartida.

Lo peor de las crisis es que pueden sacar nuestra peor cara, durante los primeros días pudimos ver imágenes que transmitían pánico, egoísmo y todos esos malos sentimientos que nos hacen olvidar la empatía y raciocinio. Afortunadamente, ya poco a poco se han ido calmando las aguas y estamos empezando a solidarizarnos. Sí, por supuesto que es difícil estar confinado a casa, es dura la distancia de nuestros seres queridos, es duro no poder recorrer las calles que solemos recorrer, los paseos de fin de semana, las reuniones con amigos y mil cosas más, pero pensemos que si lo hacemos, más rápido podemos salir de esta y volver a nuestra vida regular.

Afortunadamente, en días como estos, la tecnología que muchas veces nos hace mal, en esta ocasión es nuestra mejor aliada, nos hace llevaderos los días, es un medio para hacer nuestra estancia en casa amena. Se imaginan una cuarentena hace unos años atrás, sin redes sociales, sin Netflix, sin Spotify. También con esto no digo que debamos pasar las 24 horas pegados a una pantalla, hay muchas otras actividades que podemos hacer, así como compartir con los nuestros. 

Leer más “En tiempo de crisis”

Nuestras cámaras

Dicen que los mejores momentos quedan grabados en nuestras memorias no en una cámara, pero también es cierto que a veces son esas fotografías guardadas en nuestras cámaras que nos sacan una sonrisa y nos hacen recordar. Hace una semanas retome mi relación con mi cámara, luego de un abandono de meses.

Les ha pasado que son buenos en algo, pero hay alguien a su lado que les gusta lo mismo, no es tan bueno y para no hacerlos sentir mal prefieren dejar de hacer eso que les gusta. Sí, esta mal, en un error eso hice yo, y aunque nunca dejé de tomar fotos con mi celular, si hice de lado la cámara, algo que ahora lamento haber hecho ya que al retomarlo nuevamente solo me hizo corroborar que es algo que realmente disfruto. Considerando que se acercan grandes acontecimientos decidí que ya era hora de darle fin a la separación. Fue allí cuando desempolve uno que otro recuerdo.

En nuestras cámaras quedan momentos que de momento están adormecidos en nuestras memorias; rostros, algunos que ya no siguen con nosotros por distintas circunstancias; lugares, donde compartimos, reímos o lloramos. A veces decidimos borrar las pruebas de esos momentos, personas o lugares, creemos que así se esfumarán de nuestras vidas. Prefiero dejar esas fotos allí guardadas, en ese instante capté la mejor versión de aquellas personas cuando estuvieron a mi lado o lugares donde fui feliz, sin importar cual haya sido el final de cada historia, en su momento hicieron parte de mi historia una feliz. Las cámaras son testigos de esas historias, de nuestras aventuras pasada y las que está por empezar, de los amores que están y los que se han ido, nuestros seres queridos y de nuestros propios cambios, crecimientos y desaciertos.

¿Te hace feliz?

Hay muchas cosas que no nos hacen feliz, pero otras definitivamente las provocamos nosotros mismos.

¿Te hace feliz estar con alguien cuando en tu mente esta vivo el recuerdo de otra persona? ¿Te hace feliz estar en un trabajo que detestas? ¿Qué estas haciendo para salir de allí?

¿Te hace feliz tener que esperar sus momentos de descuido para tomar prueba de lo “felices” que son? En lugar de aprovechar los momentos que compartes a quien le haces creer que quieres. Y que tal, tener que crear falsas identidades para enviar el mensaje de que te quieren. ¿Eres feliz estando con alguien que no llena tus expectativas solo por cubrir tus errores y sentir vergüenza de tu pasado? ¿Eres feliz viviendo con la incertidumbre de si esa persona te engaña con otra? ¿Te hace feliz mantener a alguien a tu lado a la fuerza, dando lástima, solo porque a quien quieres prefiere a otra persona?

Leer más “¿Te hace feliz?”

Querer bien

Aquello de querer mal y a medias no se me da. No sé si es cuestión de crianza, me enseñaron a querer bien. Soy de querer más y sufrir menos. Si te quiero, te lo digo, y puedes estar seguro que es sincero, aunque muchos no me lo creen, pero vamos, que no puedo obligar a que me crean. Algo más que no se me da nada bien, es mentir, así que también si no te quiero, te lo hago saber. Pero es que duele menos una verdad tajante, que una mentira de a largas.

Confío fácilmente, tal vez ese es el problema… ¿Será que quiero fácil? Esa pregunta últimamente me llega constantemente, es que todo esto me ha llevado a que me rompan el corazón más de una vez, y cada vez duele más y las consecuencias peores. Soy muy positiva, me gusta ver la luz de las personas, aunque estén inmersos en la oscuridad… Uno nunca sabe a quién puede estar salvando. ¿Si me arrepiento? Pues, no. Definitivamente, el sufrimiento por algunos no ha valido la pena, pero se siente bien querer bien, y si de algo estoy segura es que voy dejando huellas por allí, de esas que la marea no se lleva.

Leer más “Querer bien”

¡Feliz 2020!

Como siempre lo he mencionado, este Blog siempre ha sido mi desahogo, ya con este son 3 años de pertenecer a esta comunidad y los he considerado como una familia virtual. Nos reímos, nos damos consejos y algunas veces nos desaparecemos, como yo este año, donde no pude estar muy presente en estos lares, pero como toda familia, no importa el tiempo de tu ausencia, siempre la familia estará ahí en tu regreso. Y a pesar de mi ausencia, el Blog tuvo un crecimiento exponencial, mis viejas publicaciones fueron desempolvadas y cobraron nueva vida. Así que no puedo dejar pasar los últimos días de este año, para darles las gracias una vez más por estar aquí.

Siendo honesta, me perdí muchas de sus publicaciones, en mis regresos esporádicos me percaté que muchos ya no estaban, con otros mantuve comunicación por otros medios. No sé como fue su año, espero que haya sido provechoso.

Por otro lado, a comparación del año pasado, este nuevo año voy sin vendas. Acciones de este año traen arrastre de consecuencias, tiempos difíciles pero a la vez maravillosos. Voy a una montaña rusa, y ya siento el vértigo de estar sentada esperando que arranque. Espero estar más presente por aquí y poder compartir más con ustedes.

Les deseo que todos sus sueños, metas y anhelos se cumplan. Que al final del año podamos mirar atrás y sentir orgullo de lo que hemos logrado, por supuesto existirán bajas y desaciertos, es lo que nos hace vivir. Por un año más de compañía en esta comunidad, por un año de felicidad y dicha, de ideas creativas e interminables publicaciones. Les deseo no solo un feliz año, también una feliz década.

#PorNOsotras

Hace unos días por medio del psicólogo Alejandro Villena conocí la iniciativa de la plataforma Dale Una Vuelta.

“Regular la pornografía para defender los derechos de la mujer” #PorNOsotras

Cerca del 80% de los vídeos de pornografía online contienen agresiones verbales o físicas, donde se ofrece una imagen degradante de la mujer, se la humilla, se la somete y/o se cometen “falsas” violaciones. El acceso de los jóvenes a la pornografía comienza entre los 9 y 11 años, cada vez son más los adolescentes con móviles a edades muy tempranas y con un acceso ilimitado a la pornografía. Desgraciadamente la industria de la pornografía, que solo busca lucrarse a través de sus usuarios, no se preocupa por el contenido que está ofreciendo a estos jóvenes. El consumo de pornografía puede dejar huella en la manera en la que entendemos las relaciones personales y sexuales, así lo demuestran los estudios. Por todo ello desde la Plataforma Ciudadana Dale Una Vuelta y en colaboración con La Asociación de Psicología Española del Niño y el Adolescente (APSNAE) en conmemoración del DIA DE LA MUJER, lanzamos esta recolecta de firmas para que entre todos luchemos para que el ACCESO A LA PORNOGRAFÍA SEA REGULADO y los DERECHOS DE LA MUJER dejen de estar vulnerados.

Leer más “#PorNOsotras”

¿Necesidad o ansiedad?

Como personal de salud son muchas las situaciones con las que tenemos que lidiar día a día mientras brindamos nuestro servicio, sin importar a cual rama pertenezcas, pero sí hay una en común que sale a relucir al momento de las reuniones, es la necesidad de hablar del paciente. En otras entradas he comentado que soy cirujana dental en un centro de salud del estado y personalmente he podido constatar esta situación. De cada 10 pacientes, aproximadamente 7 querrán hablar largo y tendido.

Por momentos pensé que se trataba de una manera de manejar los nervios que le producía la atención que estaban por recibir, si bien es cierto mi área es una de las más difíciles, pues que me diga quién va al odontólogo saltando de felicidad, pero luego al notar que es algo general me pregunto por las necesidades más allá de los tratamientos por los que vienen los pacientes.

La necesidad de hablar puede ser el reflejo de otras situaciones que se pueden estar presentando en el entorno del paciente, ya que los temas de conversación en general van de conflictos familiares, la mala relación que pueda existir entre los miembros del hogar y la precaria situación económica por la que puedan estar pasando,  en el caso de mi país por el volumen de pacientes que atendemos especialidades como la nuestra tienen un período de tiempo establecido para la atención por persona, por lo que se nos hace difícil escuchar al paciente como es debido, pudiendo estar pasando por alto aspectos importantes de su calidad de vida. 

Leer más “¿Necesidad o ansiedad?”