#PorNOsotras

Hace unos días por medio del psicólogo Alejandro Villena conocí la iniciativa de la plataforma Dale Una Vuelta.

“Regular la pornografía para defender los derechos de la mujer” #PorNOsotras

Cerca del 80% de los vídeos de pornografía online contienen agresiones verbales o físicas, donde se ofrece una imagen degradante de la mujer, se la humilla, se la somete y/o se cometen “falsas” violaciones. El acceso de los jóvenes a la pornografía comienza entre los 9 y 11 años, cada vez son más los adolescentes con móviles a edades muy tempranas y con un acceso ilimitado a la pornografía. Desgraciadamente la industria de la pornografía, que solo busca lucrarse a través de sus usuarios, no se preocupa por el contenido que está ofreciendo a estos jóvenes. El consumo de pornografía puede dejar huella en la manera en la que entendemos las relaciones personales y sexuales, así lo demuestran los estudios. Por todo ello desde la Plataforma Ciudadana Dale Una Vuelta y en colaboración con La Asociación de Psicología Española del Niño y el Adolescente (APSNAE) en conmemoración del DIA DE LA MUJER, lanzamos esta recolecta de firmas para que entre todos luchemos para que el ACCESO A LA PORNOGRAFÍA SEA REGULADO y los DERECHOS DE LA MUJER dejen de estar vulnerados.

Leer más “#PorNOsotras”

Me dijeron que no podría…

Durante el colegio debo reconocer que no fui una de las alumnas más brillantes, a pesar que siempre traté de esforzarme. En el último año nos hacían pruebas para “recomendar” que carrera deberíamos elegir, al finalizar las mismas pasábamos por evaluación con una psicóloga encargada de dar estas recomendaciones. Desde muy pequeña siempre tuve cierta preferencia hacia las carreras relacionadas a la salud, para ese entonces no tenía una definida, pensé que aquella psicóloga me ayudaría a aclarar mi mente y me podría decidir por cuál elegir. ¡Vaya sorpresa me lleve!

A pesar de aprobar las pruebas, la psicóloga me dijo que no estudiara ninguna carrera de salud, según ella no tendría la capacidad de culminar una carrera de tal magnitud tan solo por no ser una estudiante sobresaliente, aún la recuerdo decir que si lo intentaba solo haría gastar a mis padres recursos y en definitiva sería una pérdida de tiempo. Fue como un balde de agua fría, luego de aquella entrevista me decepcione a tal grado que pensé que debía renunciar a mis aspiraciones. Afortunadamente soy bastante testaruda e ignore sus “consejos” por completo.

Tan solo fui una de sus tantas víctimas, y nos llamaré así porque sus palabras si ejercieron efecto en muchos de mis compañeros quienes sí abandonaron sus aspiraciones. Muchos de los estudiantes que según ella eran los mejores, y sí tenían la capacidad de estudiar lo que quisieran porque todo se les daba de maravilla, ni siquiera lograron terminar un carrera. Hoy en día soy Cirujana Dental, cursando un segundo máster.

Leer más “Me dijeron que no podría…”

¿Necesidad o ansiedad?

Como personal de salud son muchas las situaciones con las que tenemos que lidiar día a día mientras brindamos nuestro servicio, sin importar a cual rama pertenezcas, pero sí hay una en común que sale a relucir al momento de las reuniones, es la necesidad de hablar del paciente. En otras entradas he comentado que soy cirujana dental en un centro de salud del estado y personalmente he podido constatar esta situación. De cada 10 pacientes, aproximadamente 7 querrán hablar largo y tendido.

Por momentos pensé que se trataba de una manera de manejar los nervios que le producía la atención que estaban por recibir, si bien es cierto mi área es una de las más difíciles, pues que me diga quién va al odontólogo saltando de felicidad, pero luego al notar que es algo general me pregunto por las necesidades más allá de los tratamientos por los que vienen los pacientes.

La necesidad de hablar puede ser el reflejo de otras situaciones que se pueden estar presentando en el entorno del paciente, ya que los temas de conversación en general van de conflictos familiares, la mala relación que pueda existir entre los miembros del hogar y la precaria situación económica por la que puedan estar pasando,  en el caso de mi país por el volumen de pacientes que atendemos especialidades como la nuestra tienen un período de tiempo establecido para la atención por persona, por lo que se nos hace difícil escuchar al paciente como es debido, pudiendo estar pasando por alto aspectos importantes de su calidad de vida. 

Leer más “¿Necesidad o ansiedad?”

Un Nuevo Capítulo

Estamos por terminar este año, y tenemos 365 nuevas páginas para comenzar a escribir el nuevo capítulo de nuestro libro. Aunque hay cosas que no podemos controlar, en gran parte nosotros podemos decidir el género de este capítulo.

Que en este nuevo capítulo abunden las risas, los abrazos apretados, el tiempo para compartir con quienes queremos. Trabajo que nos de felicidad, el poder de alcanzar las metas, proyectos y sueños pendientes. Tolerancia para aquellas cosas que no podemos cambiar, paciencia para esperar lo que toma tiempo en llegar, fuerza para avanzar sin importar los vendavales que se atraviesen en el camino.  

La música para celebrar los momentos más preciados y letras para seguir compartiendo e inspirando al otro lado de la pantalla.

¡Próspero 2019!

Las piedras en mi maleta

Desde que nací llevo una maleta a cuestas. Debo llevarla por siempre en el camino llamado vida. Ella iba vacía, pero fui recogiendo piedras. Por momentos sentí la maleta ligera, y pensé que se había roto y algunas piedras habían caído.

Esa situación que por momentos pensé superada, pero después de algún tiempo apareció como espina lastimándome sutilmente.

Aquello que quise hacer y mis inseguridades me lo impidieron. La carrera que me hubiera gustado estudiar. El abrazo que no di. Aquel gracias pendiente. El te odio que quisieras borrar. Las palabras que me guarde para mis padres, ex-pareja o a ese amigo. Ese amor que rechacé por aquel que no valió la pena. El te quiero que no salió por miedo.

Al parecer casi siempre son palabras.

Creo que todos llevamos esa maleta, algunas son más pesadas que otras. Me queda claro que algunas piedras podemos sacarlas de esa maleta… Pero de otras, nunca podré deshacerme. Supongo que solo me queda aligerar la carga cuando pueda, y hacer una maleta más fuerte, tal vez me toque remendarla más de una vez, será necesario para las piedras que me falten recoger en el camino.

Leer más “Las piedras en mi maleta”

Aprendiendo

No es más rico el que más tiene, si no el que menos necesita.

San Agustín

Estos últimos meses he tenido la oportunidad de participar en un Programa Escolar que forma parte del sistema de salud público de mi país, el mismo esta integrado por diferentes áreas: médicos, tecnólogos médicos, enfermeras, trabajadores social, odontólogos, entre otras. Va enfocado sobre todo a escuelas que se encuentran en áreas de difícil acceso, es esto precisamente lo que lo ha hecho especial para mí, pues como odontóloga debo ir a esas escuelas junto con personal de enfermería a brindar atención a los estudiantes.

Son comunidades muy alejadas, el tiempo aproximado de llegada es de dos horas mínimo, con caminos de tierra, sin señal de móvil, algunos sin luz o sin agua, con transporte escaso. Esta última es la razón por la que acudimos, aunado a la falta de transporte, muchos viven aún más alejados de la escuela, a algunos les toma una hora o más a pie para llegar. Entre mis funciones están: dar charlas sobre técnicas de higiene oral, hacer limpiezas y entregar algunos suplementos de higiene bucal. Pero el enfoque de esta entrada no es nuestro trabajo, si no los aprendizajes que obtenemos de quiénes menos tienen.

Por supuesto, no todo es color de rosa. Muchos de aquellos niños nunca han recibido atención por parte de un odontólogo, por lo tanto, al momento de empezar a atenderlos es muy difícil por el temor que sienten, nos corresponde buscar la manera de ganarnos su confianza lo más rápido posible. A la hora de partida, luego de las actividades, no te quieren dejar ir y de hecho, tú no te quieres ir. La nobleza de aquellos pequeños te invade, son los niños más inocentes, amables y honestos con los que he tenido la oportunidad de trabajar. A pesar de sus carestías que son infinitas, siempre tienen una sonrisa para aquel que llega de afuera, siempre dispuestos a ayudarte a cargar los implementos que llevas, a hacer del espacio que te brindan lo más cómodo posible para facilitarte el trabajo y a regalarte un poquito de lo que la naturaleza les da para que tú lleves a tu hogar.

Leer más “Aprendiendo”