La paradoja del silencio

silencio
Imagen: Pixabay

Es una paradoja encontrar tanto ruido interno
cuando lo que queremos es sentarnos en silencio.
Es una paradoja que experimentar dolor suavice el dolor.
Es una paradoja que permanecer inmóviles nos pueda llevar tan profundamente en la vida y en el ser.

A nuestra mente no le gustan las paradojas. Nosotros queremos tener las cosas claras para mantener nuestra ilusión de seguridad.
La certeza produce una satisfacción tremenda.
Sin embargo, cada uno de nosotros tenemos un nivel más profundo del ser, que ama las paradojas.
Que sabe que el verano ya está creciendo como la semilla en el seno del invierno.
Sabe que, en el momento en que nacemos, empezamos a morir.
Sabe que toda vida resplandece en las sombras de un devenir, que sombra y luz van siempre juntas.
Lo indivisible fundido en lo visible.

Cuando nos sentamos en quietud, estamos profundamente activos.
Al guardar silencio, podemos escuchar el rugido de la existencia.
En nuestro deseo de ser el yo que somos, nos convertimos en uno con todas las cosas.

Extracto del libro Sharing Silence: Meditation Practice and Mindful Living
Autor: Gunilla Norris.

————————————

REDES SOCIALES:

IG  @takenbylis
twitter @toldbylis
Google_Plus Told by Lis

Anuncios

Autor: Lis

Compartiendo historias y retratando instantes...

5 comentarios en “La paradoja del silencio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s