Belleza sin contexto: Globo del deseo

Continuando con las dinámicas, esta semana fui nominada por aquel que hace las descripciones más guapas, Canallathor, a la dinámica Belleza sin contexto. ¡Gracias por tenerme en cuenta! El reto consiste en contar una anécdota que te haya marcado o dejado un aprendizaje a tu vida, dicha anécdota debe ser documentada con un máximo de cinco fotografías. La misma fue creada por Christiancasbaker.

Sin más, les comparto mi anécdota:

Un buen amigo del colegio, tiene una hija a la que siempre he considerado parte de mi banda de sobrinos. Ella con a penas 5 años, padeció una enfermedad por la que paso por muchas hospitalizaciones y convaleciente en cama por casi un año, fue una etapa muy difícil, fui testigo de aquel proceso y del sufrimiento tanto de la pequeña como de mis amigos, sus padres. Para cuando cumplió 7 años ya se había recuperado y estaba libre de aquel padecimiento, empezó a vivir la vida normal que debe llevar una niña de esa edad.

Cuando cumplió 10 años la peque dijo a sus padres que tenía algunos malestares, por supuesto todos nos preocupamos, lo primero que pensamos es que se trataba de una recaída. Al contactar al doctor de la nena, este les dijo que esperaran la semana siguiente porque él estaba fuera del país. El fin de semana decidieron irse a la playa para tratar de olvidar un poco el problema, y decidieron invitarme por la cercanía de las niñas conmigo.

La pequeña estaba realmente alterada, el temor de tener que pasar nuevamente en cama era inmenso, era doloroso ver como se expresaba, ella decía estar enojada con Dios y con sus padres por “haberla hecho enferma”, deseaba que su hermana fuera la que estuviera enferma. En una pelea decidí ir a una tienda cercana por algunas cosas, cuando regrese fuimos la pequeña, su madre y yo a caminar por la playa. Allí decidí hablar con ella, para tratar de aliviar la rabia que ella estaba sintiendo en ese momento.

Sus padres las habían criado muy apegadas a lo católico, así que solté todo mi discurso sobre no estar enojada con Dios, etc. En la tienda había comprado unos globos del deseo (linterna china, linterna voladora), que a mi favor ella nunca había encendido, le propuse que encendiera uno, a lo que me cuestiono sobre cómo funcionaba aquel globo. Recuerdo haberle dicho que tenía que pedir con mucha fuerza aquello que tanto deseaba, que su petición llegaría cerquita de Dios allá arriba, y que aún si en los exámenes que le hacían confirmaban que estaba enferma, Dios la curaría como lo había hecho la primera vez. Ella se entusiasmo y la ayudamos a encender el globo, fue realmente duro ver con el sentimiento que ella pedía su deseo, en ese momento yo misma decidí creer mi cuento y pedí por ella. Mientras veíamos como subía el globo, me preguntó qué pasaría si el globo se apagaba y caía, la dicha estuvo de mi lado ese día y las palabras me llegaban sin pensar, así que le dije que eso quería decir que Dios mandaba la señal que había escuchado ese deseo, eso no paso y el globo se perdió de nuestras vistas. Afortunadamente todo salió bien, la pequeña no había recaído, solo era algo más sencillo de tratar.

Son de esas situaciones en las que sientes como se rompe cada fragmento de tu alma, pero sabes que por fuera tienes que ser como un roble por esa otra personita que esta depositando toda su confianza en ti, por la situación terminas creyendo y poniendo la fe en aquellas cosas de las que tal vez has dudado. Hemos aprendido tanto de ella, porque a pesar de todo, cuando estuvo enferma fue una niña muy fuerte y a veces era ella quien terminaba dando fuerzas a sus padres. Para nuestra felicidad, sigue sin recaída y me empieza a pedir los primeros consejos sobre chicos.

 

Autor: Lis

Con arena en los pies, la cámara en mis manos y la música en mis venas. Compartiendo experiencias...

17 comentarios en “Belleza sin contexto: Globo del deseo”

  1. Wowww, Lis… que lección más formidable, sobre la fé, tu relato te convierte en una auténtica chamana, capaz de movilizar toda esa energía cósmica, me gustó tu duda, fue una linda transición llena de humanidad e incertidumbre, que sin embargo, convenció a la peque totalmente, Esa niña tendrá fé, ese será tu legado.
    Precioso texto, cielo💕

    Le gusta a 1 persona

  2. Los niños son muy fuertes, más de lo que nos parece. Pero siempre tienen que tener nuestro apoyo en sus problemas, del tipo que sean, para no sentirse solos. Porque los niños también se sienten solos, aunque ni ellos mismos se den cuenta algunas veces.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s