El arte en los playlists

Listas de reproducción popularmente conocidas por su traducción al inglés como playlists, término que ya para muchos nos es común en el vocabulario, tal vez por ser una palabra más corta o tal vez porque muchos de los aparatos que utilizamos ya traen configurada la palabra y nos hemos acostumbrado a su uso. Son estas listas conformadas desde unas cuantas canciones hasta aquellas que parecen ser innumerables, y que nos acompañan a muchos en cualquier dispositivo que utilizemos para escuchar música.

Mucho del tiempo que paso en la computadora se lo dedico a crear o nutrir las que ya tengo guardadas, es que en mi caso la música nunca puede faltar en mi día a día. Mi madre siempre me ha cuestionado el tiempo que invierto a construir mis playlists, después de tanto años aún no le haya sentido a hacer esto, para ella no hay nada más sencillo que pasar canción por canción. Pero para los que no podemos vivir sin música esta es una tarea casi obligatoria, tarea incomprendida sólo por aquellos que no disfrutan de la música, y seamos honestos ¿a quién no le gusta escuchar música? O en otros casos personas que no son muy “tecnológicas” por así decirlo, como mi madre.

Como lo dice el título, crear un playlists es un arte, cada paso para crear una conlleva tiempo, lo más difícil para algunos es el nombre, tiene que sonar igual o más épico que las otras, aunque a veces recurrimos a la sencillez por falta de creatividad momentánea, pero siempre termina llegando el nombre esperado para esa lista. Escoger las canciones ideales para la lista que estamos creando también es un paso crucial, una sola canción puede dañar todo el repertorio. Por supuesto no puede faltar crear listas de acuerdo a nuestro estado de ánimo para cuando estamos enojados, tristes, para cuando nos rompen el corazón, para cuando nos sentimos invencibles, etc. A continuación, una lista de esas curiosidades en las listas de reproducción.

En los playlists:
1. No puede faltar esa canción que está en la lista de cuando haces deporte, la de la fiesta y la del tráfico.
2. Cuando no sabes como nombrar la lista, así que te vas por números: favoritas 1, favoritas 2… Etc.
3. Terminar poniendo como nombre un signo de interrogación porque tiene canciones muy buenas como para que se confunda con las otras listas de favoritas.
4. Escoger cuál reproducir, porque más de una te parece buena para la ocasión y pensar que debes fusionar o crear una nueva para no caer en aquella indecisión.
5. Crear listas para cada grupo de amigos con los que compartes.
6. Y qué decir de aquella con cantantes de los que desconoces su existencia, pero sólo la tienes para tu madre, abuelita o cualquier otro miembro de la familia que detesta tú música pero vale la pena el sacrificio.
7. Aquella que detestas y te preguntas porque no la has borrado aún, si nunca la escuchas.
8. Terminar creando una lista para un único cantante y darte cuenta que perdiste tiempo en ella porque no era necesario.
9. Ignorar todas las listas y decidir pasar canción por canción, porque en ese momento ninguna te parece buena.
10. Seguir creando innumerables playlists aún sabiendo que se parece a otras tres que creaste anteriormente.

¿Utilizas listas de reproducción? Comparte tu experiencia al crearlas, que es lo que te parece más importante o cualquier curiosidad. Tus comentarios son importantes.

Autor: Lis

Con arena en los pies, la cámara en mis manos y la música en mis venas. Compartiendo experiencias...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s